miércoles, 21 de marzo de 2012

Reflexiones... sobre la lectura y los libros en la escuela

Imagen de A Quiet Corner by hien1234 on Flickr.

Texto para reflexionar

“…En este terreno de la lectura, como en otros terrenos, la escuela tiene la gran posibilidad de igualar oportunidades. Pero no debería verse esta promoción como la reparación de una falta. No se trata de llenar un hueco. No se trata de que la escuela ’dé de leer’, como si la lectura fuese un alimento o una medicina, un bien-propiedad de unos (los sabios, los lectores avezados...) otorgado como don a los otros (los niños, los ignorantes...). La lectura no funciona de esa manera. Si se trata de ayudar a construir lectores, justamente, es decir sujetos activos, curiosos, capaces de ponerse al margen y vérselas a su manera con un texto, no se puede pensar en una donación, o una administración, sino más bien en una habilitación para la experiencia. Dar ocasión para que la lectura tenga lugar. Garantizar un espacio y un tiempo, textos, mediaciones, condiciones, desafíos y compañía para que el lector se instale en su posición de lector, que, ya vimos, no es mansa, obediente y automática, sino personal, audaz, expectante..., y haga su lectura…” 
(Montes, Graciela (2007). “La gran ocasión, la escuela como sociedad de lectura”. Plan Nacional de Lectura. Dirección Nacional de Gestión Curricular y Formación Docente. Ministerio de Educación y Cultura de la Nación Argentina).

En esta misma línea...

"El gusto y el juicio de valor son inseparables de la experiencia de la lectura…y se produce siempre en relación con algún parámetro comparativo. Son aspectos que se forman a través de la práctica. En primer lugar, mediante la lectura de muchas obras que ofrecen y amplían los parámetros de comparación que llevan a establecer la opinión sobre su calidad (…) Por ello es tan necesaria la lectura extensiva, porque el número de obras leídas importa mucho silos niños deben construir su propio horizonte de expectativas contra el cual proyectar cada nueva lectura. No se aprende sólo leyendo ’muy bien’ unos pocos textos, también es necesario ayudar a los niños y niñas a establecer relaciones entre muchas lecturas.” 
(Colomer, Teresa (2005). Andar entre libros. La lectura literaria en la escuela. México: Fondo de Cultura Económica).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada